MagazineGay

Gracias a Pokemon Go encontré al hombre de mi vida

Gracias a Pokemon Go encontré al hombre de mi vida

Soy Sebastián, me puedo describir como un hombre tímido, quien busca relacionarse con otras personas, pero llegado el momento de estar en contacto los nervios me pasan factura y empiezo a decir tonterías.

Tengo 23 años, voy a gimnasio porque tengo un complejo con mi cuerpo, creo que, si soluciono ese punto en mi vida, podré abrirme al mundo al haber ganado confianza, además, tengo en mi mente que los acuerpados logran conquistar más, pero para llegar a mi objetivo me falta demasiado, porque soy un chico completamente delgado y si a eso le agregamos que mi rostro no es nada parecido a Maluma, ni a Chris Evans o a Pietro Boselli, entonces suelo pensar que tengo muchos puntos de desventaja. Yo no me considero simpático.



Soy abiertamente gay, toda mi familia lo sabe y acepta. Incluso, tanto mi madre como mi padre a veces me dicen: “¿Cuándo traerás un novio a casa? O ¿Te está dejando el barco? No queremos que seas un solterón toda la vida”. Muy bonito de su parte, pero realmente no es nada fácil encontrar pareja cuando tienes tantos complejos.

Puedo decir que soy un tipo inteligente, terminé mis estudios profesionales hace exactamente un año atrás, soy ingeniero ambiental y trabajo con la secretaría de Medio Ambiente de la ciudad. También soy amante a los videojuegos, desde muy pequeño me dediqué a ello y desde entonces ha sido mi escapatoria a los momentos de soledad. Soy fan de Pokemon, y tengo en mi celular la app Pokemon Go.

Como saben para jugar Pokemon Go toca caminar, y si le sumamos que parte de mi trabajo es estar por la ciudad visitando todos los días distintas zonas para evaluar el ambiente, entonces puedo combino las dos actividades que me gustan. Puedo trabajar y divertirme al mismo tiempo.

Hace pocos meses mis padres decidieron vender la casa donde nací por una mega oferta que les hicieron. Nos mudamos a una zona más residencial de la ciudad y aquí pude vincularme a un grupo de WhatsApp solo para jugadores de Pokemon Go. Al día siguiente de la vinculación, un domingo, los administradores del grupo hicieron un llamado para hacer una incursión de un Pokemon Legendario, yo de una vez confirmé, y minutos después todos los demás integrantes hicieron lo mismo.

Una hora después todos estábamos en el punto de encuentro para la incursión, bueno hacía falta una persona, pero mientras llegaba me presentaron como el chico nuevo y por primera vez empecé a relacionarme con otras personas de forma amena y sin llegar a trabarse mi lengua, todo eso pasó hasta que llegó Julián, el chico más bello que han visto mis ojos.

Justo al llegar Julián una de las chicas me presenta ante él y yo me quedé mudo.

Él extendió su mano yo hice lo mismo y me dice: “No seas tímido, no como, si no me lo permites”. Yo no sabía qué hacer. De inmediato otros del grupo empezaron a tomar del pelo y de forma divertida se pasó el momento. Puedo decir que Julián es como el tipo “gracioso” del grupo, todos le toman del pelo y él hace lo mismo, incluso hubo momentos es que puedo decir que se pasan de los chistes dirigidos a él, y Julián simplemente responde de una forma dos o tres veces más graciosa.

Al finalizar ese encuentro todos regresamos a nuestras casas y como media hora después en el grupo de WhatsApp empezaron una conversación donde yo era el punto central. Julián hizo varios comentarios muy libres acerca de su sexualidad, también otros dirigidos a mí y ahí pude confirmar que era abiertamente gay.

Julián es un chico de 29 años, fanático a Pokemon, es trabajador y estudia su tercera carrera profesional. Además, le gusta correr y nadar. Puedo decir que ama mucho a su familia, sobre todo a su hermana menor. ¡Es el chico perfecto!

A las dos semanas de conocerlo supe que andaba soltero desde hace dos años, y que últimamente pasaba metido en una app de cita. Yo en silencio estaba sintiendo algo por él, pero no me atrevía a decir que era gay, porque pensaba que en algún momento ellos harían algún chiste dirigido hacía mi orientación sexual y no sabría qué hacer.

Un día entre chiste y chanza en el grupo de WhatsApp supe que él estaba conectado a la app de citas, porque enviaron un pantallazo de su perfil. Yo aproveché, ingresé y busqué su perfil. Inicié con un “Hola”, pero él nunca respondió. Deduzco que no lo hizo porque no tengo foto en mi perfil.

Unos días después Julián hizo un comentario acerca del Día de la comunidad Pokemon, el cual se celebraría el sábado siguiente: “Hola, quiero saber si alguno de ustedes estará disponible este sábado para ir a jugar”. Solamente una chica y yo contestamos que, si estaríamos disponibles, los demás se disculparon porque no podía o sencillamente por cuestiones de estudios o trabajo.

Esperé con ansías el sábado y llegado el momento nos encontramos los dos en el lugar indicado. Empezamos a hablar mientras llegaba nuestra compañera, y el tiempo pasaba, pero ella no aparecía. 20 minutos después Julián recibió una llamada donde ella se disculpaba por no poder asistir. Así pues, nos quedamos solitos jugando.

Empezamos a hablar de nuestras vidas, en un momento él me preguntó que, si le disgustaba que fuera gay, de inmediatamente dije que no y confesé que yo también lo era. Él se alegró y continuamos hablando de todo un poco. Llegó un momento mientras jugábamos donde me dice que le parecía un hombre atractivo, incluso confesó que suele ser muy directo y el primer comentario que hizo el día que nos presentaron iba muy en serio. Yo no sabía que decir, no podría creer que le chico más guapo, antes mis ojos, confesara eso.

Los nervios me invadieron, pero en esta ocasión fue para bien, yo le confesé que desde ese primer día no dejaba de pensar en él y que incluso, había fantaseado con cosas íntimas. Él sencillamente sonrió, unos minutos después de haber terminado el evento Pokemon, Julián me invitó a comer, al final yo invité él helado, salimos de regreso a nuestras casas y justo cuando estaba en la puerta de mi casa Julián me da un beso. Yo respondí a él y a sus caricias. Un beso que marcó mi vida para siempre.

Desde ese día todo fue diferente entre los dos, empezamos a enviarnos mensajes de forma privada. Empezamos a vernos de forma seguida los días siguientes. Dos semanas después durante un encuentro para una incursión, frente a todo el mundo Julián pasó su brazo por encima de mis hombros y así estuvo casi todo el momento. Yo me sentía el hombre más dichoso del mundo. Al término, el resto del grupo hicieron preguntas acerca del brazo encima de mí, el sencillamente respondió, “somos muy buenos amigos”.

Días después me hizo un regalo, una figura de mi Pokemon favorito: Dragonite. No sé cómo hizo, pero esa figura es muy rara, y de manera formal me dice: “Con este regalo quiero pedirte que seas mi novio, ¿Aceptas?” No pude negarme.


Al día siguiente nos encontramos nuevamente para jugar con el resto del grupo, esta vez agarró mi mano y antes que los demás preguntaran dijo: “¡Sebastián y yo somos novios!”, eso estuvo acompañado de un beso, los mejores comentarios de todos los chicos y chicas del grupo.

Actualmente, somos dos hombres muy felices y todo gracias a Pokemon Go.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a contacto@menmagazinegay.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.

La entrada Gracias a Pokemon Go encontré al hombre de mi vida se publicó primero en Men Medios.


Origen entrada

Tops

Mas